La vida está rota…

…“Algunas de las espectadoras se acercaron con lágrimas a felicitar a la actriz protagonista, la debutante Gabourey Sidibe”, escribió Belinchón en  su día en El País digital…

Acabo de ver Precious, aún me corren los lagrimones por las mejillas…  

Claireece “Precious” Jones tiene 16 años, es obesa, analfabeta y espera un segundo hijo de su propio padre… Y con esto, sólo os he contado el 10% de la película. ¡Maldita ignorancia! Qué impotencia no saber que no sabes… 

Dolor, crudeza y sensibilidad… Y, aunque parezca increíble, en medio de tanta ignorancia y miseria humana, lo que siempre nos salva: humor y amor.  Merecido tiene el Oscar a mejor guión adaptado  Geoffrey Fletcher, el guionista de la cinta –basado en el best seller norteamericano Push, de Sapphire-. Un libro jamás será una película –es increíble que usando las mismas herramientas, sean lenguajes tan distintos-, y menos uno como Push, que para muchos lectores debe haber sido una experiencia vital. Escribir un guión con esa responsabilidad encima y hacerlo bien, debe ser muy gratificante…  No quiero imaginarme la pila de clínex que tendré que usar cuando lea el libro, ya que dicen que es aún más oscuro y torturador que la película.  

A veces, os juro que me avergüenzo de ser humana. Llevo varias semanas quejándome de la vida, cuando no tengo derecho ni motivo para hacerlo. Precious, ella sí es una víctima de la vida; ella sí tiene derecho a levantarse y chillar hasta dejar sordo al mundo. Pero lo más bonito de este personaje, es que no lo hace, porque no le mueve la ira, ni el odio, ni la envidia, a pesar de todo lo que sufre, sólo le mueve el amor…

La madre de  Lee Daniels (productor de Monster´s ball), el director de la cinta, le dijo a éste: “La historia es universal, el dolor es universal, ese viaje es muy poderoso”. Ya lo creo que sí… Tal vez por ello, Precious (2009), producida por la mismísima Oprah Winfrey –aunque nos joda, el dinero es poder, ¿verdad, sr Artily?-, se llevó el premio del público en lugares tan dispares como Sundance y San Sebastián.

Lee también cuenta en una entrevista que gran culpa de la conexión entre  público y película es por Gabourey Sidibe, la actriz protagonista: “Vi a 400 chicas, y me empecé a poner nervioso. Y apareció Gabby, que ni siquiera venía a hacer la prueba. Fue casi un milagro: una fuerza…

Esta peli me ha cogido por sorpresa y me ha llegado, mucho. Me ha encantado como mezcla la más cruda realidad con las fantasías más absurdas; me ha tocado cómo alguien que no sabe leer ni escribir, alguien cuya única referencia vital es un padre que la viola desde que era una niña y una madre celosa que le pega y la trata como una esclava, tiene la entereza vital y la madurez y la sabiduría de escoger el camino correcto; de ver luz en medio de la adversidad, de tener una meta clara en la vida: sus hijos. Y luchar, luchar por vivir dignamente a pesar de que lo único que lleva deseando toda su corta vida es… estar muerta. ¿Habríais resistido tanto? ¿Quién no se habría rendido?… La vida está rota.

Life is hard. Life is short. Life is painful. Life is rich. Life is….Precious”…

Anuncios

~ por Guiolista en 14 marzo, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: