DESEO…

Ya saben que hay un rincón especial en este blog para los cuentos y relatos… He sentido un flechazo por un relato de mi genial amigo Paco Frisuelos… Paco nunca ha escrito un guión, ni una novela, de hecho, este relato que hoy cuelgo de él es el segundo que ha escrito en su vida…

Lo leí y me llegó al alma, quizás porque… podría ser la chica que en él se describe con tanta sensibilidad y al tiempo, distancia.

Mi amigo no termina de animarse a escribir una novela que rumia en su mente desde hace… años. No cree que ser un escritor suficientemente bueno. Yo creo que sí lo es pero… juzguen ustedes mismos. Y… creo que no hay relato mejor para… celebrar el Día del Padre…

DESEO

Por Paco Frisuelos

Tengo frío.

Aquí tumbada, semidesnuda y despatarrada me siento indefensa, a la espera de que hurguen dentro de mí. Quizás tienen razón mis amigos cuando dicen que estoy loca; ahora, en esta posición tan incómoda, hasta yo misma lo pienso. Miro a mi alrededor intentando encontrar algo que distraiga mi mente en esta espera infinita. Todo es tan aséptico que no encuentro un asidero al que aferrar mis pensamientos: las paredes blancas, lisas, apenas decoradas;  la mesa pulcramente ordenada con un instrumental que me es ajeno o la lámpara que arroja esta luz cuyo color tan frío invade la estancia y me obliga a ser consciente de donde estoy.

Nunca imaginé que sería de esta manera. Cuando era una adolescente soñadora me imaginaba una boda de cuento con algún chico de mi pandilla con el que construiría la familia perfecta compuesta por varios niños. La universidad, las prácticas en Montpellier, los años locos de amantes de usar y tirar y la ambición profesional, me obligaron a posponer mi sueño. Año tras año, la falta de una pareja estable me servía como excusa para no pensar en lo que en mi interior era mi verdadera meta. Con algunos de los hombres que pasaron por mi cama llegué incluso a imaginar en cuán maravilloso podría ser el resultante de la combinación de nuestras genéticas. Pero no era el momento. Nunca lo era. Siempre un nuevo proyecto, un nuevo escalón, un puesto más interesante. Y, sobre todo, mi infantil empeño de encontrar el hombre perfecto que deseara tanto como yo a ese niño con cuyo rostro tantas veces he fantaseado.

Ahora, aquí tumbada, esperando a la fría cánula que me penetrará para depositar en mi interior lo que hubiera sido labor de un hombre,  me concentro en imaginar como será mi vida a partir de este momento y me recreo pensando en los días de malestar que me esperan al principio, los mareos, las nauseas, la hinchazón en los pies, el aumento de peso, y a la vez la emoción de sentirlo crecer poco a poco,  recrearme en la sorpresa de cada uno de sus  movimientos dentro de mí,  disfrutar la conmoción que será tenerlo entre mis brazos por primera vez, notar como le regalo la fuerza cuando succione mis pechos, alimentarme de su risa y enseñarle la vida unidos para siempre por ese vínculo inquebrantable que se crea entre un hijo y su madre.

Madre. Me gusta la palabra, me encanta lo que significa. Yo quiero ser madre. Y no puedo esperar. Ya no quiero esperar más. Todos creen que es otro capricho de una mujer consentida, criada entre algodones a la que, aún con esfuerzo, todo le ha sido relativamente fácil. Son los mismos que intentan quitarme la idea de la cabeza. Me dicen que espere a encontrar un marido o al menos a un compañero que me ayude a criarlo, pero yo quiero hacerlo, aunque esté sola. Ahora sí. Estoy dispuesta a enfrentarme a las críticas, al rechazo de mi conservadora familia, a sufrir los fríos instrumentos y la extraña humillación de no haber sido capaz de concebirlo de una manera más natural.  Estoy preparada para ver cumplido lo que más deseo en el mundo y nada ni nadie podrán hacer nada por impedirlo. Creo que ha llegado el momento y por esto estoy aquí, en este cuarto tan impersonal que me estremece, esperando a un médico que concebirá a mi hijo de manera mecánica, indiferente al amor o a la pasión sexual de la que esperaba naciera mi hijo.

Aquí, muerta de frío.

Anuncios

~ por Guiolista en 19 marzo, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: