Fórmula mágica para generar… conflictos

El sr K y una servidora estamos escribiendo un largometraje. Bueno, apenas hemos construido un débil esqueleto al que le faltan varios metacarpianos, una tibia y un peroné… Vamos, que se mantiene en pie de puro milagro XDDD. 

La historia va tomando forma pero el protagonista –en adelante Adam-  es escurridizo. Cambia caprichosamente de objetivo, todos los conflictos que vamos ideando, terminan volcándose a su favor, y así no se puede;D: nuestra misión es hacer que sufra, sin piedad…  Le hemos dado mil vueltas a todo y siempre llegamos a la misma conclusión: no hay conflicto, o al menos, no el suficiente. Así que pasamos nuestro tiempo libre devanándonos los sesos para resolver de una vez este problema y avanzar…

¡¡¡Más madera, esto es la guerra!!!

Buscando una guía que nos ilumine, he dado con unos apuntes de San Antonio de los Baños (La Habana-Cuba), concretamente los de  Dago García –eminente guionista  colombiano, ahora jefe de ficción de Caracol TV-. Dago es un ferviente admirador de la Poética de Aristóteles –si escribes y no la has leído, debes hacerlo, es como la biblia clásica de la escritura dramática. Es muy clásica pero… ya sabes, para saltarse las reglas, hay que conocerlas- y nos dio la fórmula  mágica del griego para crear conflictos: P + M + O + EC… Traduzco:

CONFLICTO = Personaje + Motivación + Objetivo + Elementos de Conflictos (es decir: lo que impide al personaje alcanzar el objetivo)

Luego, recordé que Diana Laffond siempre me decía: “el conflicto perfecto es cuando ambas/todas/las soluciones son malas”…

Y le sumé lo que sentencia el mítico McKee: “La verdadera personalidad de un personaje sólo se puede expresar a través de las decisiones tomadas ante dilemas”. Igual que a las personas, las decisiones tomadas por el personaje le definirán. “Y cuanto mayor sea la presión, más verdadera y profunda será la decisión tomada por el personaje”-¡qué humana es la ficción!-…

¿No creen que aquí ya hay mucha gente opinando?

¡¡¡EUREKA!!!

Adam carece de elementos de conflicto. Parece que sí tiene, pero no. No haya nada que le impida conseguir ninguno de sus actuales objetivos –trabajamos como los Bio de Danone (: por dentro ;D) en que sólo sea un objetivo… Todo es fácil para él y ahora sus dilemas me parecen de parvulario.

Soy agnóstica tirando a atea pero… a veces, cuando me planteo si existe Dios, para poder comprender su… modo de NO actuar, lo imagino como un guionista. Es decir, un tipo cuya misión es putear a sus personajes -los humanos- y por ello les pone muchos elementos de conflictos en la vida, impidiendo que logren fácilmente sus objetivos.  ¿Y por qué haría eso? Por lo mismo que lo hace un guionista, porque el conflicto es la sal de la película, sin él, el espectador se aburre, se levanta y se larga de la sala hablando pestes de tu cinta. Bueno, así es como yo imagino a Dios si existiera, para gustos, colores…

En fin… Adam, que te vamos a hacer un Nip-Tuck psicológico que no te van a reconocer ni en Mcnamara&Troy XDDD

Anuncios

~ por Guiolista en 22 marzo, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: