¿Y su mentira? Bien, gracias…

(INVI, HÉROE ANÓNIMO)  Los héroes anónimos están donde menos imaginas. Y eso es justo lo que me ha pasado: no me esperaba encontrarme en una película como Todos están bien (Everybody´s fine. 2009. Escrita y dirigida por Kirk Jones) un héroe de a pie del calibre de Frank Goode (Robert De Niro)…

Reconozco que me senté a ver la peli con muchos prejuicios, sólo quería… “no pensar”. Y me encontré con una grata sorpresa: un cinta sencilla, sin pretensiones, escrita con gran sensibilidad pero sin caer en la ñoñería . Eso sí, tiene el toque made in USA, si la historia se hubiera rodado en Europa, sería como el gato de la canción: más triste y azul, o justo lo contrario: una comedia…

…Y es que, luego, investigando, he descubierto que este héroe anónimo es de origen italiano y, en 1990, se llamaba Matteo Scuro (Marcello Mastroiani).  Everybody´s fine es un remake de Stanno tutti bene, una cinta de escrita por Tonino Guerra y Massimo de Rita, y dirigida por el maestro Giuseppe Tornatore.

Las comparaciones son odiosas. Obvio que Jones no es Tornatore, que una familia italiana de los 90´ no es igual a una norteamericana del siglo XXI y que Mastroiani no es De Niro pero…  éste último defiende bastante bien al héroe que nos ocupa. Tanto, que salva el remake él solito.

Frank es un viudo, padre de cuatro hijos y abuelo, que se dedicó toda su vida a recubrir de PVC los cables telefónicos que recorren su vasto país – recubría unos 1.600 km de cable, al día- y a tratar de ser un buen padre.  Ahora que se ha jubilado, se siente solo y organiza una comida familiar para reunir a todos sus hijos (cada uno vive en una punta del país). Pero todos cancelan su viaje, sin explicar porqué. Así que Frank, a pesar de que el médico le prohíbe viajar por una enfermedad pulmonar –causada por el PVC con el que pagó la educación de sus hijos-, se recorre el país visitando por sorpresa a cada uno de sus vástagos… Pero en el viaje descubre una realidad muy diferente a la que imaginaba. ¿Y su mentira, Frank? Bien, gracias…

¿Recuerdan una película de Paco Martínez Soria llamada El abuelo made in Spain (1969. Guión de Vicente Coello y dirección de Pedro Lazaga)? Pues entonces, no hace falta decirles mal… Lo que ocurre es que en el caso de Frank, éste puede hacer nada por mejorar o cambiar la vida de sus hijos, salvo: escucharlos y amarlos tal cual son.

Lo que más asombra de este héroe es que se llame Marcelino (1969. España), Matteo (1990. Italia) o Frank (2009. USA) no ha cambiado en 40 años, y esto sí que da qué pensar… Quizás en la familia es donde más mentimos. Justo a los que se supone que más queremos, es con quiénes menos sinceros somos. La excusa es…  no lastimar, ahorrar sufrimiento y disgustos pero la VERDAD es que lo hacemos por puro egoísmo, por ocultar nuestros fracasos: no queremos decepcionar a los nuestros, o más bien, no somos lo bastante valientes para afrontar que somos “peores” de lo que nuestra familia piensa…

Es sencillo –que no fácil- decir la verdad, pero la realidad es que no lo hacemos y se acumulan las mentiras, los reproches, los sentimientos reprimidos… Y todo para nada, ya que el día que explotas, te arrepientes de no haber estallado antes, lamentas, al igual que Frank, haber ignorado la realidad. Y es que, la mayoría de las veces, nos damos cuenta de los estúpidos que somos demasiado tarde…

Y yo me pregunto, Fran se pregunta, ¿qué tal su mentira? ¿La va a enfrentar o la va seguir ignorando?

Invi, nobody is perfect

Anuncios

~ por Guiolista en 31 marzo, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: