En el OZ que yo conozco, no hay magos…

El OZ que yo conozco es una cárcel de máxima seguridad (Nivel 4, sobre 5) donde envían a la crème de la crème de los criminales norteamericanos.  En este correccional del Estado de Oswald –ubicado en un lugar no revelador de EE.UU., no hace alta decir por qué-, hay una unidad experimental de rehabilitación “social” de los presos llamada “Em City” (Emerald City), donde transcurren la mayoría de la geniales y a la vez crueles y desgarradoras historias de un grupo de hombres condenados a ser como son: seres atrapados en su condición de presos…  ¡Bienvenidos a  OZ!


Así empieza un capítulo de OZ, ya sólo en los créditos te entran escalofríos y con ese tatuaje a fuego de “OZ” en la piel de un preso, queda claro una máxima de la prisión: una vez que entras en OZ, sólo sales de allí muerto. OZ ya forma parte de ti, de tu piel…

Lo segundo que ves en un capítulo de OZ es a su narrador: Augusto Hill (Harol Perrineau Jr). Su ficha criminal no tiene desperdicio: ex narcotraficante, asesino convicto, adicto al crack y un disparo lo dejó atado a una silla de rueda. Así que Augusto es el condenado perfecto,  y el que aparece esporádicamente como surrealista narrador de los profundos temas que se tratan en esta serie: violencia, religión, libertad, sentido de la vida, cultura, etc, etc, etc…

Esta brutal serie fue creada por Tom Fontana en 1997 –tiene seis temporadas, y terminó emitirse, para desgracia de los espectadores, en 2003-, quien, además, escribió 56 de los 71 episodios de esta serie. Fontana es guionista, dramaturgo y productor, y ha firmado varias series más que no han salido de USA y guiones de películas como  Strip Search de Sidney Lumet.  Una cinta, que por cierto, explora las libertades individuales tras el 11S.  Algo en lo que Fontana es un experto, ya que si de algo se habla en OZ es de “libertades individuales”

Para mí, gran parte del acierto de esta serie es la coherencia de sus personajes. Unos tipos de vuelta de todo que hacen lo que sea, sin excepción para sobrevivir, siempre fieles  a lo que son: unos individuos atrapados por un sistema que los condenó casi antes de nacer.  Aparte del “maestro de ceremonias” Augusto Hill, entre los personajes hay ejemplares realmente únicos:

McManus (Terry Kinney), el director de Em City que nunca pierde la esperanza de que estos presos puedan rehabilitarse.  Como él diría, con que sólo se logre salvar a uno, habrá merecido la pena. Lo que McManus no ve es que él está tan condenado como sus presos…

Tobias Beecher (Lee Tergensen), un abogado alcohólico que termina en OZ, descubriéndose un adicto a todo lo que se le cruza por delante: es imposible ser bueno en OZ, aquí sacan lo peor de tiVern Schillinger (J.K. Simmons), un neonazi que defiende la raza aria, siempre y cuando la raza aria no venga a joderle. Quien se la juega, lo paga hasta su muerte. Ryan O´Reily (Dean Winters), un irlandés que maquina las intrigas más astutas para llevar a cabo sus vengativos planes, por supuesto, dejando sus manos limpias. Un crack de la supervivencia, en la cárcel y en la vida. Miguel Álvarez (Kirk Acevedo), un latino que siempre que intenta rehabilitarse sale más criminal que antes. Y es que… En OZ, las buenas intenciones no bastan… Y, por supuesto, el gran Kareem Said (Eamonn Walker), un musulmán,  fervoroso creyente de Alá que, en medio de esa nada que es OZ, defiende la justicia y los derechos de los presos tras los barrotes de una cárcel. Said representa la lucha del hombre contra su naturaleza, del hombre versus Dios, de lo que debería ser frente a lo que jamás será…

Y la lista de joyas de OZ sigue: Keller, Adebisi, Poet, Schibietta, Arif, Omar White, Rebadow, Busmalus, Morales… Ninguno de los presos de OZ, aunque sólo sobreviva a un capítulo tiene desperdicio. Tramas magistralmente enlazadas, acción, crímenes, violencia y a la vez, redención, impotencia, esperanza…  Una agridulce mezcla que nunca, jamás, te deja indiferente…  Puede que tú no llegaras a hacer lo que hacen estos presos por sobrevivir pero, sin duda,  Tom Fontana sabe hacer que te cuestiones si llegarías a hacerlo

¿Y no hay mujeres en OZ? Salvo una inolvidable presa del corredor de la muerte –ya que en el Estado de Oswald, el “magnífico y justo” gobernador Devlin defiende a muerte la pena capital-, OZ es una prisión de hombres. Aunque sí que hay mujeres como la doctora Nathan (Lauren Vélez, que seguro la reconocen como la comisaria en Dexter), cuya vida personal se ve profundamente afectada por su trabajo en OZ y, sin embargo, es incapaz de desvincularse de esta tórrida prisión;  o la maravillosa hermana Peter Marie (Rita Moreno), la leal psicóloga de la OZ, una monja que llega a dudar hasta de sus hábitos tras oír día a día las miseria humana a la que se enfrentan estos presos…

Lo que más me gusta de esta serie es que se supone que cuenta la vida de unos criminales en USA, unos tipos muy lejos de nosotros con unas vidas que nunca llevaremos, pero no es así… Nuestras vidas, fuera de las rejas, no es tan distinta a la de ellos…. OZ es un reflejo radical del mundo real. Nada de magos ni camino de baldosas amarillas que poder seguir…

Como dijo el narrador de OZ, Augusto Hill: “¿Y qué es lo que hemos aprendido? ¿Y cuál es la lección de hoy para los días eternos y las noches sin descanso de Oz? ¿Qué la moralidad es transitoria? ¿Qué la virtud no puede existir sin la violencia? ¿Qué ser honesto es tener un defecto? ¿Qué dar y recibir amor nos rebaja y eleva a la vez? ¿Qué Dios o Alá o Yavé tiene respuestas a preguntas que no nos atrevemos a hacer? La historia es simple. Un hombre vive en “prisión” y muere. Cómo muere… es lo fácil. El quién y el por qué es la parte compleja….  la parte humana… la única parte que vale la pena conocer… Paz”

Anuncios

~ por Guiolista en 27 abril, 2010.

2 comentarios to “En el OZ que yo conozco, no hay magos…”

  1. esta serie es espectacular, ahora me dispongo a ver el ultimo capitulo de esta obra maestra…. gracias por tu post , increibles sensaciones me han recordado antes de verme el final…

    • Pues si quieres ver una serie que se aproxima al estilo y calidad de “Oz” hoy día, te recomiendo encarecidamente “Breaking Bad”… Hablaré de ella en mi próximo post… “Oz” es inigualable, pero… échale un ojo a “Breaking Bad”, si no lo has hecho… Y muchas gracias por tu comentario, Jaime ;D…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: