Dígame, ¿qué es lo que no le gusta de usted?

Terminé de ver el capítulo 100 y último de la serie Nip/Tuck (2003-2010. Creada por Ryan Murphy ) y creo que nunca me lo pasé tan bien viendo  un “culebrón”.  Nip/Tuck es la historia de dos prestigiosos cirujanos plásticos que trabajan en la glamurosa Miami. El trabajo, las envidias, los problemas personales y amorosos se entrecruzan en afiladas tramas.

Aunque Nip/Tuck no sea una serie diaria es un culebrón en toda regla: una historia de amor con mil obstáculos hasta el capítulo final que los protagonistas se reúnen. Sólo que en este culebrón los “enamorados” son dos amigos –heteros-: el doctor Sean McNamara (Dylan Walsh) y el doctor Christian Troy (Julian McMahon) y el tono es divertida y absurdamente negro –como el suyo, señor Artily XDDD-.

El que piense que Nip/Tuck es una serie superficial que trata sobre gente superficial, acierta XDDD. Pero Nip/Tuck es mucho más, ya que trata ese tema bajo una crítica mordaz y lo mezcla con crímenes, chantajes, venganzas, desestructuración familiar y relaciones personales al límite.

Ya el título de la serie es todo un acierto. Por un lado, NIP significa literalmente pellizco, aunque curiosamente también son las iniciales de Nobody Is Perfect. Por otro lado, TUCK es el nombre técnico de unas tijeras o pinzas de cirugía, y también es una expresión inglesa que significa “retoques”… Porque otra cosa no, pero en Nip/Tuck se retoca hasta el apuntador XDDD.

Lo que más me gusta de Nip/Tuck es que no es tacaña con la información. La serie está plagada de tramas, a cuál más increíble, que te mantiene pegado al sofá capítulo tras capítulo. Ryan Murphy –que además de crear la serie, firma muchos de los guiones- y su genial equipo de guionistas pone toda la carne en el asador en cada capítulo. Lo enredan todo hasta un punto tan alto que no puedes imaginar lo ocurrirá después. Y lo mejor es que lo que sucede, casi nunca decepciona. Digo casi porque en 7 temporadas, por supuesto que hay algún capítulo poco entretenido, pero eso es más bien la excepción que confirma la regla…

Tal vez fue esta secuencia la que inspiró a Murphy la exitosa sitcom musical que ha creado ahora: Glee.  ¿Quién sabe? Aunque la música es vital en Nip/Tuck.  Ninguna de sus cirugías empieza sin que el CD empieza a sonar…  Empezando por la canción de los créditos: “A perfect lie”…

Los dos protagonistas de la serie son geniales… El doctor Sean McNamara (Dylan Walsh) es un cirujano que pasa por una crisis de mediana edad y empieza a cuestionarse  las decisiones que ha tomado en su vida. Dirige la práctica de cirugía plástica McNamara/Troy con su mejor amigo de la juventud y socio, Christian Troy (Julian McMahon), un mujeriego empedernido  que se muestra frío, egoísta y superficial, pero que en el fondo,  sólo desea es tener una familia. McNmara estuvo casado con su novia de la universidad, Julia, 17 años, hasta que se divorcia de ella (en la 2ª  Temporada). Tiene 3 hijos: Matt, Annie y Connor, aunque uno no es exactamente suyo –y hasta aquí puedo leer XDDD-.  Troy, se involucra con la modelo, actriz porno,  Kimber, probablemente le personaje cuya trayectoria más sorprende de la serie. McNamara yTroy no pueden vivir el uno si el otro, ambos son un solo individuo, una sola entidad: se traicionan, se mienten, se maltratan al tiempo que se apoyan, se cubren y se aman.

Y para mediar entre ambos,  anestesióloga Liz Cruz (Roma Maffia),  la única mujer de la serie que se atreve a decirle a estos doctores las verdades a la cara. Es cuarentona, impetuosa, enfática y abiertamente lesbiana.

Nip/Tuck siempre ha sido una serie minoritaria, incluso y sobretodo en el puritano EEUU, así que fue genial cuando en 2004, tras una primera temporada de vértigo, la serie se llevó el Globo de oro, quitándosela de las manos a la favorita de aquel año, The Sopranos, y dejando a todo con la boca abierta…

Pero aunque sea una serie minoritaria, al menos en USA tienen cabida este tipo de historias, algo que espero que en España cambie pronto ya que hay muchas buenas ideas en los “cajones” de muchos guionistas porque las televisiones y productores temen que no gusten al espectador medio. Como dijo el gurú de las series de TV modernas David Simons (creado de The Wire): “que se joda el espectador medio”. En un mundo cada vez más fragmentado e individualista, todos tenemos derecho a ver las series que queremos… Aunque éstas, no gusten a la mayoría por ser políticamente “incorrectas”. La vida es políticamente incorrecta” y aquí estamos, ¿no?

Lo más genial de los personajes de Nip/Tuck es que ninguno es bueno. Todos son rastreros, egoístas, inmaduros, inseguros, llenos de miedos y debilidades, todos son… humanos. Y eso es lo que los convierte en seres realmente interesantes, complejos e imprevisibles. Así que no es de extrañar que su rutina siempre que alguien llega a su consulta sea preguntarle: “dígame, ¿qué es lo que no le gusta de usted?” (What don´t you like about yourself?)

Anuncios

~ por Guiolista en 6 mayo, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: