El arte de decir adiós

(YOKAI, ALMA INMORTAL) Es curioso como cada cultura da a la muerte un valor tan distinto.  En occidente,  el significado que le otorgáis a la muerte se asemeja más al de la serie  Six feet under (A dos metros bajo tierra creada por  Alan Ball. 2001-2005) –obra maestra del guión televisivo-. Sin embargo en oriente, su significado se identifica más con el tratamiento que le dan en la peli japonesa de la que os quiero hablar hoy: Despedidas (Okuribito. 2008. Dirigida por Yojiro Takita), escrita precisamente por un guionista de televisión, Kundo Koyama.

Despedidas es un cuento: Daigo (Masahiro Motoki), un violonchelista de una orquesta que se acaba de disolver.  Muerto su sueño de ser músico, decide regresar en compañía de su esposa a la fría ciudad del norte donde se crió, a fin de comenzar una nueva vida. Allí, al responder un anuncio misterioso para “ayuda en viajes” consigue un trabajo como aprendiz de agente funerario, algo que él siente que debe ocultar a su esposa, ya que no es un trabajo bien visto entre sus amigos y vecinos. Es más, él mismo al principio se avergüenza de él. Su nuevo empleo consiste en limpia los cuerpos, colocarlos en su ataúd y enviarlos al otro mundo de la mejor forma posible. Muerte a muerte, entierro a entierro, Daigo descubrirá en este ritual de muerte el sentido vital que le falta en su propia vida.

Daigo se ve forzado a dejar la música por un empleo que al principio no le gusta nada pero poco a poco se convierte en su vocación. Esto pasa os pasa a menudo a los vivos, ¿verdad? Tardáis tiempo en daros cuenta de lo que realmente importa en vida…

Este film fue nominado al Oscar a mejor película extranjera en 2009 y recaudó en taquilla, sólo en Japón, más de 33 mil millones de dólares. Ante el éxito de la cinta, Takita, su director –conocido en el país nipón por sus comedias y cine de fantasía-, dijo: “Yo quería escarbar en un mundo que la gente normalmente no ve“…

Mientras en occidente veis la muerte como una tragedia irreversible, sin salida, en Japón, los que practican los llamados servicios “nokanshi” ven la muerte simplemente como parte de la vida. Y como en todos los momentos importantes de la vida, hay que estar lo más presentable posible…

El arte de  “nokanshi” consiste en asear los cadáveres, cambiarlos de ropa, maquillarlos, en definitiva: embellecerlos, en un ritual que se realiza en presencia de las familias. Una ceremonia donde el enterrador debe combinar una atmósfera de simpatía y reverencia.  El ritual termina con una “despedida” de los seres queridos, que dicen unas palabras o besan al ser querido que parte…

El mismo Takita asistió a varios de estos rituales para intentar comprender cómo reaccionan las familias: el ritual “produce una serie de variadas emociones. Hay gente que se ríe, pensando en lo bueno que fue haber conocido a esa persona”.  El actor Motoki ensayó el ritual mortuorio durante meses, con la ayuda de personal detrás de cámaras y compañeros actores como modelos de cadáveres.  Llegó manejar este arte tan bien que el director y los compañeros bromeaban con que si él perdiera su trabajo, podría vivir con nokanshi…

La película es famosa por el solo de cello,  eje  musical de la cinta. El actor Motoki también aprendió a tocar el violonchelo sólo para la película.

Me llamó la atención un comentario que hizo el director sobre los dolores de cabeza ue le produjo el encontrar personas vivas para hacer de cadáveres: “Es difícil. Pese a cualquier esfuerzo, las personas vivas tienden a mover varias partes de su cuerpo. Pero hay algunos que se mueven mucho menos que otros, aunque yo no sé si podrías llamar actuación a eso”.

De nuevo, el tópico más local es el que se convierte en universal. Una historia sobre un ritual que ya apenas se practica en Japón, llega al corazón de espectadores de 29 países distintos. “El protagonista sufre desilusión y dolor, pero también experimenta la alegría de vivir. Esas son emociones humanas universales de cualquier edad”, dijo Takita.

Según la tradición japonesa, Nokanshi es el que prepara a los muertos para iniciar la senda hacía el más allá. La muerte como el inicio del viaje…

Sed humanos y no hagáis nada que yo no haría, Yokai

Anuncios

~ por Guiolista en 15 mayo, 2010.

Una respuesta to “El arte de decir adiós”

  1. […] Autor:cine « WordPress.com Tag Feed […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: