Yo creía que al final de Lost iba a saber quién mató Laura Palmer XDDD…

¡¡¡ATENCIÓN!!! Este post  contiene spoilers para los que no han visto el capítulo final de Lost.

Ok, entonces, la isla es el purgatorio, la vida antes de la isla es la tierra –o el infierno, según para quién XDDD- y las vidas paralelas de las últimas temporadas, ¿la antesala del cielo? ¿Limbo? PUES NO, parece que la cosa no es tan simple y que, al contrario que en el Sexto sentido (M. Night Shyamalan. 1999) o Los otros (A. Amenábar. 2001), los losties NO ESTÁN MUERTOS, mientras estaban en la isla, digo… Su vida en la isla era su vida real.

Sin duda, que te guste o no el final de Lost es una cuestión justo de eso, de gustos y por un capítulo final no se pueden juzgar 6 años de brillantes episodios de Lost. Además, para los que siguen hambrientos de respuestas, la edición en DVD de la serie tendrá un epílogo de 15 min donde, al parecer, responden a muchas cuestiones no resueltas sobre la isla y sus “habitantes”.

Así que… tal vez el capítulo 115 de Lost no sea lo que esperaba pero los otros 114 rozan la calificación de master piece, especialmente los de la tercera temporada –al menos para mí-.

Pero… vamos por parte porque yo soy la primera que me pierdo XDDD

¿CUÁL ES EL MALDITO FINAL DE LOST? ¿QUÉ PORRAS ES LA ISLA?…

Durante 6 temporadas  se han hecho todo tipo de especulaciones.  La mía desde que vi la primera temporada es que todos estaban muertos… Pero los creadores de la serie,  Lindelof y Abrahams, juraron y perjuraron desde el principio que los supervivientes del vuelo 815 del Oceanic NO ESTABAN MUERTOS…

También han negado que todo se resolviera por una intervención de alienígenas o naves espaciales, que todo fuese un viaje en el tiempo o un sueño de Jack, de Resines, del oso polar o del perro de la isla XDDD. También quedó descartado que todos fueran unos participantes involuntarios de una especie de Show de Truman. Y, finalmente, que la isla fuese el purgatorio –como también creí tras ver el capítulo final-.

¿Y entonces qué porras pasa?

¿Por qué en ese avión sólo iban personas que se sentían perdidas en sus vidas, que se sentían solas? ¿Casualidad o elegidos? ¿Hubiera valido que en ese avión fuera cualquiera?

Jacob escribió sus nombres en una cueva y así los atrajo a la isla, ¿Jacob sabe vudú? XDDD

¿Por qué Michael y su hijo no estaban en la iglesia con todos los demás “despidiendo” a Jack?

¿Por qué Jack se vuelve el centro de la historia en el último capítulo cuando siempre ha sido una serie coral donde se han ido turnando el protagonismo de sus personajes según la prioridad del relato?

¿Por qué están todos con Jack en la iglesia si algunos no han muerto y otros la palmaron de la segunda temporada?

¿Por qué es tan difícil salir de la isla si el padre Penny va y viene cuando le da la gana: por aire, por mar…?

¿Y la iniciativa Dharma? ¿Para qué se hizo realmente?

¿Y para qué tanto número si luego nunca más se usaron?

¿Cómo es que beber el agua sucia de un charco de la isla surte el mismo efecto que beber de la botella de vino que con tanto mimo guardó Jacob durante siglos y siglos?

Y podría seguir haciendo mil preguntas y dudo que en los 15 minutos extras del DVD de Lost vaya a obtener las respuestas. Pero…  al menos a mí, no me interesan realmente esas respuestas. Prefiero que me respondan sobre la filosofía de la serie que es la que me mantuvo enganchada…

Antes esto, según el “Evangelio” de Lost XDDD, todos los supervivientes vivieron realmente todo lo que pasó durante estas 6 temporadas en la isla: no están ni muerto, ni soñando, todo ha sido real.

El incombustible Jacob lo explicó perfectamente a Richard –alias “el canario” XDDD- en esta secuencia, sólo que entonces no le entendimos –al menos yo- en toda su dimensión:

Los losties tuvieron un accidente de avión, real, aquí, en la tierra, pero se fueron a estrellar a un lugar de la tierra muy especial… Una isla que es, digámoslo así, el lugar de la tierra donde se encuentra la entrada al infierno…

…En esa cueva de luz que todos, muertos y vivos, tratan de proteger con su “vida inmortal”, está la entrada al infierno o la puerta por donde se puede escapar el mal. Si no se mantiene esa luz en la cueva, el mal ascenderá a la tierra campando a sus anchas –y yo me pregunto, ¿no es justo eso lo que está pasando ahora? ¿Será que esa isla existe y algún desgraciado ha quitado el maldito tapón? XDDD-.  Claro, en un lugar tan peculiar como esta isla, no es raro que fluyan energías extrañas: que se vean muertos, que haya humo negro y osos polares, por supuesto, también perdidos XDDD.

Y las vidas paralelas que los supervivientes del Oceanic son el purgatorio: donde purgan sus “pecados” sobreviviendo a continuos retos vitales que no siempre les llevan a tomar las mejores decisiones… Una vez purgadas tus penas, optas a alcanzar… la Luz (la misma que protege la cueva, ayudada por un guardián temporalmente inmortal).

Pero al descubrir esta explicación de los guionistas me asaltó una enorme duda: si los losties no están muertos, ¿en el purgatorio puede estar vivo? Quiero decir, la teoría oficial para los que creen en estos temas  es que uno muere, si ha sido bueno va al cielo, si ha sido malo, al infierno, y si no está claro si ha sido bueno o malo –o sea, como le debe pasar al 99% de la humanidad actual-, va al purgatorio hasta que merezca el cielo o el infierno  -que los hay que no tenemos remedio XDDD-…  Sin embargo, los losties, pasan por el purgatorio –léase vidas paralelas- ¿sin haber muerto?

Tratando de resolver esta duda, tras leer varios post hubo uno que me disipó un poco, no del todo, mi duda. Y reza así:

La conclusión de la serie responde al planteamiento filosófico inicial de la serie. La pregunta que hace Charlie cuando escucha por primera vez la grabación en bucle de Danielle Rouseau es la cuestión fundacional de Lost. ¿Dónde estamos? Aunque la pregunta se hace extensible a “¿cómo estamos?”. La respuesta, durante todas las temporadas ha sido el inicio y fin de cada capítulo: Perdidos. El final de la serie es esclarecedor: a medida que se encuentran, se dan cuenta de que no estaban solos, y por tanto, son encontrados y dejan de estar perdidos.

Señores. Los Losties no estaban muertos. Han ido muriendo. Como tendremos que hacerlo todos. No hay un “ahora”. La concepción del universo paralelo no está encorsetada en la percepción “objetiva” y común del tiempo. Todos van muriendo, y a medida que mueren, se cruzan en el universo de las personas que realmente son, sin los condicionamientos de una vida que los ha torturado: de una forma más o menos paralela a como vivieron, han sido capaces de desprenderse de sus demonios y, así, han tenido la vida que hubiesen querido.

Pero nada es perfecto. Evidentemente, la construcción de esa fantasía que es el purgatorio hereda formas y defectos de su pasado. De su otra vida. De su vida, de hecho. La mano de El Sexto Sentido es alargada, y quizás lo más reprochable de este final es que la originalidad que ha sido eje fundacional de la serie ha acabado siendo hipotecada a cambio de una fórmula prestada de un éxito popular. En este sentido, el aplauso pierde fuelle.

No obstante, el esfuerzo creativo de estas seis temporadas ha sido más que suficiente como para empañar el resultado global con el truco final de Lost”. (http://www.elpilotoautomatico.es/2010/05/24/%C2%BFque-ha-pasado-en-lost/)

O sea, que los supervivientes del Ocenic 813 crearon un lugar inventado en el espacio-tiempo donde reunieron muertos –muertos de hace varias temporadas y muertos de ahora- y vivos –que morirán en llegado su momento- para reencontrase, para hacerse saber que no estaban ni solos ni perdidos…

Vale, entiendo la idea, y me parece muy bonita, bestial, pero mi obtusa mente –y les pido disculpas por ello- sigue sin llegar a entender lo que sucede realmente.  Sé que el padre de Jack trató de explicarlo en esta secuencia…

…Pero se ve que a mí cabeza todavía le cuesta asimilar que  “no hay un aquí ni un ahora”. Que puedo estar existiendo en otras vidas paralelas, que en algunas ya estoy muerta y en otras no, y que sólo puedo acordarme de éstas otras vidas cuando me reúno se da la compleja coyuntura de que me cruce en mis nuevas vidas con personas que fueron muy importantes en otras tantas de ellas… A mí esto sólo me suena a una cosa: la teoría de la reencarnación en 3D, ya que no se trata de esperar a morir para renacer, sino que naces y vives todas esas vidas a la vez, en diferentes espacio-tiempos…

Como idea me parece brutal, pero si ésta es la explicación y no me la explican, no la habría entendido. Aún así, REPITO, sólo el intento de plasmar en un guión, en una historia, en una serie de TV algo tan hermosamente complejo, ya me parece digno de admirar.

Estoy segura de que cuando J.J. Abrahams y Damon Lindelof presentaron su idea sabía el final; mejor dicho, sabían hasta donde quería llevar esta historia pero, sin duda, no sabía cómo iban a llegar allí… Y tal y como nació, no me extraña que hayan quedado cabos sueltos…

EL PARTO DE LOST Y SUS PAPIS…

Lindelof nació en el 73, es fan absoluto de Stephen King y fanático de Star wars, como su pareja creativa Abrahams. Pero aparte de J.J. Abrahams y Damon Lindelof hubo otro guionista en discordia: Jeffrey Lieber. La cadena ABC quiso producir la idea de J.J. Abrahams y Damon Lindelof en cuantos éstos le hicieron un speech de la idea –vamos, que te dan menos de un minuto para que les vendas una idea, normalmente mientras suben un ascensor o se dirigen al coche-. Cuesta mucho captar la atención de alguien que, básicamente, no quiere escucharte realmente. Pero J.J. Abrahams y Damon Lindelof captaron la de los directivos de la ABC: uno de los espermatozoides de Lost había llegado al óvulo, la historia se estaba gestando.

La serie se iba a producir y ni siquiera había un guión escrito. Y aquí aparece Lieber,  la ABC lo contrató para escribir el piloto. Pero el proyecto se atascó y la cadena llamó a J.J. Abrahams y Damon Lindelof para reescribirlo.  J.J. Abrahams y Damon Lindelof al rescate!!! La ABC dio a los papás del animalito 11 semanas para escribir, producir, hacer casting, rodar y editar un piloto de dos horas…

Casi ná. Para los que no escriben guiones –aunque quedan pocos que no hayan escrito un guión o tenido alguna idea para uno XDDD-, 11 semanas es un tiempo ridículo para un encargo de esa magnitud –aunque en España aún piden más en menos y por menos dinero-. Pero Lindelof y Abrahams consiguieron hacerlo en ese tiempo record, estrellando un avión y todo XDDD…

Los papás parieron la criatura y contrataron a más guionistas para alimentarla. Una vez culminado el piloto, las sesiones de los guionistas fueron algo así… jajajajajajajajajaja…

JACK IBA A SER MICHAEL KEATON…

En medio de esa locura de 11 semanas, el reparto inicial de Lost iba por derroteros que ahora resultan impensables porque… ¿Imaginas otro Jack que no sea Matthew Fox? Al menos yo no. Sin embargo, el primer candidato al papel de Jack fue Michael Keaton. Parece que Keaton convencía a todos y él aceptó, ya que no quería un papel permanente en la serie…  Y es que los guionistas tenían previsto que el personaje de Jack muriera en el segundo episodio. Finalmente, fue Matthew Fox consiguió el papel y vivió 115 capítulos… Cosas que pasan.

Luego hubo personajes que se construyeron en el camino, durante esas 11 semanas, como el de nuestro adorable Hugo. El amigo José García se presentó para el casting de Sawyer –cómo lo lees, de Sawyer-, y no pasó la prueba pero consiguió algo mucho mejor: un papel hecho a su medida, el de Hugo “Harley” Reyes. Algo parecido le pasó a Yoon-Jin Kim, que hizo la audición para el personaje de Kate y terminaron creando para ella el personaje de Sun Hwa-Kwon.

Y el amigo Josh Holloway, nuestro deseado Sawyer –James “Sawyer” Ford-, estaba dispuesto a esconder su acento sureño con tal de conseguir el papel. Y lo hizo, pero sólo durante los primero días de rodaje ya que Abrahams, que dirigió el piloto,  le dijo que su acento era precisamente una de las razones por las que había sido contratado.

Si algo me gustaba de Lost era la ambigüedad de sus personajes: no eran malos, ni buenos, eran… humanos. Dentro de su paranoia, la mayoría de sus personajes principales han sido consecuentes con sus pasados, presentes y  futuros.  Vivieran lo que vivieran, pasaran por lo que pasaran, siempre eran ellos mismos. Esto es muy interesante, al menos para mí, ya que es lo que permite que un espectador pueda vomitar con el sobrepasado lado sacrificado de Jack,  emular el brutal sarcasmo de Sawyer o compartir la fe de Lock y la rebeldía de Kate, ¿quién ha dudado que estos personajes no podían haber sido personas reales? Eso los hace fascinantes. Aunque… lo siento por los actores, ya que igual que Ben Kingsley siempre será Gandhi, a Matthew Fox será siempre Jack, y los mismo con Sawyer, Kate, Hugo, Said, Lock, Ben, Charlie, etc, etc…  Esto es lo que pasa cuando se tiene muñeco propio XDDD

MALAS NOTICIAS: LOS GUIONISTAS DE LOST ¡¡¡SON HUMANOS!!!

Tengo una mala noticia que daros LOS GUIONISTAS SON HUMANOS XDDD, comen, van al baño, se equivocan, aciertan, ríen lloran jajajaja. Es decir, no son dioses ni tienen todas las respuestas, de modo que es normal que el final de Lost sea, cómo diría, humano… Aún así, ¿habéis visto estos finales alternativos de Lost?

A nivel de guión, Lost a mí me parece bestial. Cada temporada cambian de género –aunque en esto fue pionera la maravillosa A dos metros bajo tierra (Six feet under. Alan Ball)-, se valen de cualquier recurso que genere intriga, misterio para dejarte enganchado al final de cada capítulo, son unos magos del ¿y ahora qué? Y hasta el capítulo final parece no decepcionaron a nadie…

Personalmente, independientemente del final de la serie, creo que el guión ha respetado una pauta a lo largo de sus seis temporadas: los personajes está realmente perdidos. No sólo en la isla –que en realidad  es más una metáfora que otra cosa-, sino en sus vidas, en las de ahora, en las de antes y ¿en las de después? Y estar perdido lleva algo intrínseco: sentirse incomprendido y solo.  A este nivel, la coherencia de Lost es abrumadora. Y este punto de Lost fue siempre el que más me atrajo de la historia. Lo que pasa que la soledad con sombrero y látigo de Indina Jones se vuelve muy interesante y atractiva XDDD.

Yo descubrí  Lost tarde –ya se había emitido la 1ª temporada- pero eso no impidió que me enganchara a  la serie como House a la vicodina. Durante 6 temporadas he estado pegada como lapa a la pantalla siguiendo al serie con la boca abierta y preguntándome a cada final de capítulo: ¿y ahora qué? ¿Cómo porras van a salir de ésta los guionistas? Y los verracos guionistas de Lost no sólo salían de ésa, sino que se metían en otra aún peor y también salían airosos de ella.  Hasta que llegó la hora de abrir la última puerta y…  no puedo decir que me sienta decepcionada –como afirman la mayoría de seguidores losti es-,  tampoco mis expectativas eran tan altas que esperase que me desvelaran quién mató a Laura Palmer XDDD; aunque sí es cierto que esperaba un final menos moralista, donde el bien y el mal hubieran sido tan ambiguos como en los 114 capítulos anteriores.

Yo creo que el único que tiene todas las respuestas es el perro ;DDD

PD: como el post me ha salido corto jajajaja, aquí dejo de propina una conferencia de J.J. Abrahams. Dura 18 minutos pero… ayuda a conocer al creador más dicharachero de Lost y tal vez así se pueda entender un poco mejor su creación.

http://www.ted.com/talks/j_j_abrams_mystery_box.html

Anuncios

~ por Guiolista en 6 junio, 2010.

3 comentarios to “Yo creía que al final de Lost iba a saber quién mató Laura Palmer XDDD…”

  1. Yo amo a Jack!!!!!

  2. solo para comentar NO FUERON 115 capitulos fueron “121” dividiendo el extendido final en dos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: