Abel

Hasta el título es perfecto en la ópera primera del actor mejicano Diego Luna: Abel (2010). Y es que Abel viene del hebreo donde tiene un doble significado: por un lado, significa “efímero” y por otro, “hijo”; justo las dos cosas que a la vez es y no es el protagonista de esta maravillosa película: Abel (Christopher Ruiz-Esparza)…

Con guión del propio Diego Luna y de Augusto Mendoza, Abel es una comedia y un drama al mismo tiempo sobre un niño de 9 años, internado en un centro de salud mental cerca de su casa porque padece lo que parece cierto grado de autismo. La historia comienza cuando su mamá (Karina Gidi) lo recoge del hospital para llevarlo a casa. La madre, convencida de que reunirle con su hermano (Gerardo Ruiz-Esparza) y su hermana (Geraldine Alejandra) podría ayudarle, persuade al doctor de Abel para que le deje al niño una semana. Y de algún modo, Abel  empieza a salir de su mundo, aunque de un modo completamente sorprendente e inesperado para su familia: con su padre (José María Yazpik) ausente, Abel se convierte en una figura  paterna poco convencional  que pretende unir a la familia.

Es un film sencillo pero muy bien armado en todos los sentidos: el guión no se pasa de ñoño ni de dramático, tiene el punto justo e comedia y la interpretación, hasta de los más jóvenes, te mete muy rápido en la historia y te agarra hasta el final… Nada es gratuito, todo sucede por alguna razón y está manejado y escrito con gran destreza y sensibilidad: Cada elemento del guión está plantado discretamente justo donde debe, para explotar en el momento adecuado, cual guion de manual :DDD.

Diego Luna consigue crear con escasos recursos unas imágenes realmente bellas, es una prometedora ópera prima y es bueno saber que hasta los grandes actores como Luna, acostumbrados a flashes y a la fama, no pueden evitar ponerse nerviosos el día del estreno. Al final todos somos bien humanos, (acento mejicano) no compadre :DDD…

El crítico del Diario El Periódico, Nando Salvá, escribió (Acento mejicano) “esta película está padrísima” jajajajaja. No, no, en serio, Salvá dijo muy acertadamente que Abel  es  una  “escueta pero curiosa parábola cómica sobre la familia y la autoridad“…

Es interesante cómo, en su justa medida, la autoridad es una forma de cariño, de decir al otro: “aquí estoy yo, no te preocupes, yo te cuido, yo me encargo de todo…”, incluso aunque esa autoridad venga de un niño de 9 años que se cree su propio padre… El mensaje es que lo que importa es que alguien “vele” por ti, que le importe si respiras, si eres feliz, si lloras, si sabes nadar… incluso aunque no pueda hacer nada por solucionar tu problema, sólo con que esté ahí, con que escuche, basta.

Es una cinta entrañable pero sin ser cursi ni aburrida, sin ni ningún exceso ni cómico ni dramático. Y dan muchas ganas de ver el siguiente trabajo de Diego Luna, si lo hubiera…

Estrenada  en  Sundance y seleccionada para el Festival de Cannes, Abel  es una de esas pelis que se te quedan prendadas del corazón cuando la ves…

PD: Otra de las cosas geniales de la película es la banda sonora, liderada por este tema de Julieta Venegas

Anuncios

~ por Guiolista en 25 abril, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: