True love?

 

¿Cómo sabes si estás con el amor de tu vida? (How do you know if you are with the love of your life?)… De esta premisa parte la miniserie británica True Love. Cinco episodios que tratan no con brillantez pero sí con honestidad el lado menos rosa del amor.

El ganador de un BAFTA Dominic Savage es el creador,  director y guionista de esta serie que emitió BBC ONE la semana pasada y cuya peculiaridad radica en que los diálogos son improvisados a partir de un argumento inicial. Algo que por un lado es el sueño de todo actor  pero por otro, la pesadilla de todo guionista ;))).

El resultado es muy interesante. La naturalidad que llegan a conseguir los actores en algunas escenas es impresionante. En algunos momentos tuve la sensación de que un señor con una cámara se coló en la casa de un tipo corriente y le robó un momento de intimidad.

Savage aprovecha esta naturalidad de los actores para captar en detalle, en primerísimos primeros planos,  gestos, movimientos y expresiones de los actores; en definitiva, acciones que definen a un personaje y que a un guionista le llevarían versiones y versiones de reescritura conseguir. Es más, hay escenas tan interesantes a este nivel que sientes que la cámara molesta, que la quieres quitar de ahí y ponerla en otro lado más “vouyer”, porque irrumpe en la intimidad de estas parejas de un modo brutal en pleno clímax.

Esto no significa que la serie sea una genialidad, improvisar tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Y en unos actores luce más que en otros, pero sin duda merece la pena echarle un vistazo al resultado final…

 

Hay varios puntos de unión entre las cinco historias:

* Todas se desarrollan en  Margate, ciudad costera al suroeste de Inglaterra en la que “casualmente” nació Dominic Savage.  La miniserie muestra una ciudad hermosa, llena sal, vida y puestas de sol; pero también una ciudad de cemento, soledad y huídas fortuitas.

* En cada una de ellas se muestra una cara del amor más cercana a la vida cotidiana que al cine romántico que estamos acostumbrados a ver en este género. Aunque no te dice nada nuevo del amor, sí hace una aproximación muy sincera al tema y pone sobre la mesa toda la retahíla de estupideces que podemos llegar a hacer ¿en nombre del amor?… O tal vez en nombre de no quedarnos o sentirnos solos.

*En los episodios se entrecruzan personajes de diferentes capítulos pero esto sucede de una manera muy pobre. Hubiera sido más interesante si Savage hubiera profundizado y atado mejor este cruce de relaciones. Por un lado, para entender mejor a los personajes. Por otro, para dar más coherencia a las historias ya que la mayoría de ellas parece inacabada. Cuando terminan sientes la sensación de que falta algo más, y es porque en vez de terminar con el típico “y fueron felices y comieron perdices”, terminan con un: “¡Madre mía! ¿Y estos dos qué van a hacer ahora?”. Cuando pillas al personaje, éste desaparece entre los títulos de crédito.

*La duración: 30 minutos, también es un factor clave que afecta y mucho a la estructura de estas historias. Media hora es poco tiempo para mostrar unos sentimientos tan profundos y generar un vínculo consistente con el espectador. Quizás por ello Savage recurre con frecuencia a esas secuencias de acción pasiva propias del cine oriental y de autor donde el personaje no mantiene ningún diálogo, simplemente deja que su sufrimiento o momento íntimo sea observado por la cámara…

Aunque su corta duración dado el género, drama y amor, también trae algo bueno: La escasez de tiempo obliga a ir al grano del argumento en cada episodio; así, en cada uno se pone toda la carne en el asador desde el principio, dejándote a veces algo descolocado. Casi cada escena es un punto de giro vital, en su contexto. Ya digo que no es una obra maestra pero sí un ejercicio curioso de escritura de ficción televisiva.

La anterior secuencia es una de mis favoritas. En general este episodio, que es el cuarto, es uno de mis favoritos. La actriz Jane Horrocks (la que hacía de Bubble en la genial comedia británica (Absolutely Fabulous) borda sus improvisaciones en este episodio cuya historia me parece la más real y valiente de las cinco.

Aborda un tema muy trillado, el matrimonio fracasado, pero Sandra (Jane Horrocks) le da un punto hermoso. Este personaje, al menos para mí, es el único con el que llegas a conectar verdaderamente en esos ajustados 30 min. Es tan simple y tan cercana su situación, que una mirada de la actriz basta para ponerte en situación.

A los largo de la serie también se abordan otro clase de estereotipos amorosos como el amor de juventud, la búsqueda de pareja por Internet, la ceguera por un instante de atracción, las relaciones homosexuales, de profesor-alumna, entre otras. Y para hacerlo cuenta con un reparto de actores muy conocidos en las pantallas británicas. Como el famoso décimo Doctor Who, David Tennant, y su conocida ayudante Billie Piper, y también con Joanne Froggat, David Morrissey, Vicky McClure, Kaya Scodelario (Skins), Jaime Winstone (Dead set) o el rapero Ashley Walters.

 

Desde luego lo único rosa en estas historias de amor es la fotografía y la música. Los escogidos tiros de cámara hacen de la mayoría de los cuadros exteriores  unas puras postales de amor. Unas hermosas imágenes acompañadas de un soundtrack brutal donde se puede disfrutar de la voz de Dionne Warwick, Stevie Wonder, Roberta Flack o Melody Gardot entre otras.

 

 

 

Si a alguien le pica lo bastante la curiosidad como para ver la serie entera, la puede encontrar en el maravillo IPlayer de la BBC. Le llevará menos de lo que imagina. Todos juntos apenas llegan a la hora y media. Aquí está el link:

http://www.bbc.co.uk/iplayer/search?q=true+love

Es complicado tocar el tema del amor sin repetirse. Y más complicado aún no hacerlo porque, por alguna extraña razón, seguimos demandando y demandando que nos cuenten historias de amor. Quizás para soñar con amores que no existen, o que existen pero nunca tendremos; quizás porque consuela ver que otros están igual o peor que tú. Aunque sinceramente, pienso que el motivo más acertado es que queremos comprender.

El amor es algo loco, irracional, incomprensible que posee por unos instantes o por toda una vida. Tú no decides, te llega, te deja, te pasa, te eleva, te arruina. Pero no podemos vivir sin él, así que de algún modo tratamos de entenderlo y en cada historia de amor que nos cuentan, tal vez, aprendemos un poco: Algo nuevo, algo olvidado o algo que no éramos capaces de reconocer.

Aquí os dejo cinco historias para aprender, recordar o comprender un poquito más lo que es el ¿verdadero amor? Si es que alguien sabe o puede explicar realmente lo que es eso.

 

Anuncios

~ por Guiolista en 25 junio, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: